Showroom de Fabiola 1987 en Córdoba

Como cada año tras la Feria de Sevilla, cargo mi coche de trajes, mantones, complementos y zapatos y enfilo la S30 camino de Córdoba, plena de ilusión por enseñarle a mis clientas la cantidad de cosas bonitas que les tengo preparadas. Es un duro esfuerzo, pero siempre merece la pena.

Me encanta probarle los trajes y ver sus caras de ilusión. La tierra cordobesa es muy, muy flamenca. Cuenta con cantaores, guitarristas y bailaores de primera línea; aquí entienden muy bien los palos del flamenco. Y algo que se lleva en la sangre, siempre se valora mucho. La mujer vestida de flamenca se llena de orgullo, levanta la frente y anda garbosa camino del Real. Es como una copla, una copla viva de arte y esencia flamenca.

Me instalo varios días y son días muy especiales para mí. Entre familia, amigas y clientas no tengo un respiro. Y eso me gusta muchísimo.

Este año estoy en abril y vuelvo en mayo, siempre tres o cuatro días. Primero cojo encargos, medidas y proyectos y la segunda vez entrego lo encargado y vendo stock. Siempre igual, cada año el mismo sistema. En esta ocasión, mi showroom es especial, bastante elegante.

La Feria de Córdoba no depende de las lunas de la Semana Santa, como la de Sevilla. Esta siempre empieza sobre el día 20 de Mayo, así que es más fácil organizarse. Es larga, en total dura nueve días, dos fines de semana. Sus casetas son muy bonitas, más grandes que las de Sevilla y suelen tener aire acondicionado, ya que Mayo es un mes caluroso.

¡Ánimo, cordobesa, que ya queda poco! ¡Ven a ponerte muy guapa!

¡Fabiola 1987 cuidará de ti!